Cenizas

Escribir sin escudo.

A corazón abierto.

Eso sí que es real.

Vomitar sentimientos en el papel, perpetuarlos y hacerlos eternos. Ese es el mejor homenaje que le podemos dar a alguien.

Recordarle mientras te recuerdas a ti aquellos meses de verano.

Eso nunca muere.

Que las palabras te trasladen.

Recordar que muchas personas pasaron pero pocas dejaron huella.

Y que no habrá mejor agosto.

Que marcas y te marcan.

Que los finales no son bonitos. Nunca lo serán.

Pero también entended, entended que la vida lega en ti cada recuerdo para que lo vivas de nuevo con cada olor, con cada canción…

Abrir la mente y pensar. Fluir.

Y que cada vez que fluyas, de aquellas cenizas, resurja el Fénix de lo chulo que fue sólo por arriesgar nada, porque nada había que perder.

Y de donde no había nada que perder a tener la posibilidad de poder perder algo yo me quedo con lo segundo. Es el sentido de la vida.

Si lo cuidas, siempre será tuyo.

No habrá nunca inspiración en un corazón cerrado.

Gracias a esas personas que dieron rumbo a una parte de nuestra vida y sentido a esta.

La vida aún es larga.

A la vuelta de la esquina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s