Mute

Me empiezo a preguntar dónde estará el Karma de las cosas buenas que hemos hecho.

Imagino que habrá un enorme vacío en el que se van todas esas cosas. Cómo un retrete.

La vida no te devuelve nada.

La vida es ese retrete.

Porque llamamos raro a todo lo que no entendemos, sin esforzarnos por comprender. Sin comprender que necesitamos cambiar. Sin cambios.

Todo lo que cuesta, supongo, debe hacerte sufrir, si no ¿cómo vas a saber qué cuesta?

La vida es esa cuesta.

Y sumando vacíos, retretes y cuestas, no me salen las cuentas. Siempre dando más de lo que tienes. Conformándote con poco. Confirmando que no tener respuesta es la respuesta.

La vida es esa llamada que comunica y te dice que vuelvas intentarlo más tarde. Para que te rindas.

Y a estas alturas y con un millón de llamadas más perdidas que yo, gasté el saldo de la voz y el don de la razón.

Casi sin batería.

Casi sin fuerza.

Sigo haciendo cuentas.

La vida son palabras, a las palabras se las lleva el viento y aquí está pasando un huracán.

A la vuelta de la esquina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s