Ain’t

No sé cómo empezar a escribir esta historia de la histeria pero sí sé cómo va a terminar, he caído tantas veces que por una vez creo que mi hogar está en esas caídas, como una señal, como los cinco minutos más al despertador con final triste.

He creado una zona cero, he echado mis raíces en el mismo lugar donde todo fue un desastre solo para recordar que en la vida todo es fugaz y que todos tenemos un 11S que nos machacó el alma.

En este museo del desastre voy a mostrarle a quien quiera, sin peaje, todos los escombros en los que mi corazón se ha enterrado.

En esta cornucopia de fallos y desaciertos que soy yo, no quedan más que cenizas y sigo esperando al viento que las arrastre, necesito un huracán.

Para enterrar de una vez al ave fénix, que alguna vez tendrá que morir definitivamente, y definitivamente ya ha llegado.

Descanso en paz, que para renacer siempre me hacía fuego y el fuego y el ego queman, y cansan.

Y por fin voy a dejar de preguntarme porqué los músicos tocaban cada vez que los sentimientos me llamaban, he descubierto que tocaban sólo porque me estaba hundiendo, como en el Titanic.

En este suelo voy a construir mi techo, sin alas, sin volar, descalzo y con el pecho abierto.

Mi techo en el suelo.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s