Reflejos

Estoy viajando en un tren, un tren parado, hacia una estación vacía y con un sol que me hiela. Siempre esperando una parada que no llega y con la decepción pilotando este convoy en llamas.

Escribir como método para paliar este desastre, este desorden. Mientras lo hago mil kilos desaparecen, pero aún estoy aplastado y el tiempo se está acabando.

Solo soy un reflejo, hace mucho que no siento que sea más de lo que dice el espejo… pienso que hay más vida en el mundo que en él se refleja, ya no sé dónde está todo al revés ni quién de los dos es el que realmente se está mirando. Espero que al otro lado se lo estén pasando mejor.

El rey del conformismo. El antagonismo como forma de vida, el molde que nunca se rompe… esperando a esa señal para romper el cascarón de acero, esa chispa para explotar.

Y aquí seguimos, otro día más devorado por la rutina. Es rutina hablar de la rutina.

Al otro lado todo es más fácil, el amor solo es Roma.

Todo está al revés.

Espero que al otro lado se lo estén pasando mejor.

A la vuelta de la esquina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s